20 ago. 2008

Violencia económica hacia las mujeres en El Salvador


Altamente preocupadas por la grave crisis económica que atraviesa nuestro país y por la falta de respuestas efectivas a la creciente pobreza que enfrentan las grandes mayorías de la población, especialmente las mujeres; dos organizaciones de mujeres: la Asociación de Mujeres por la Dignificación de las Trabajadoras del Sexo, Flor de Piedra, y el Instituto de Investigación, Capacitación y Desarrollo de la Mujer, IMU, en coordinación con la Comisión Nacional de Incidencia, que representa a 13 asociaciones locales de Mujeres, han juntado esfuerzos para lanzar, a partir de este día, una campaña a nivel nacional bajo el lema: “La violencia económica te afecta, denunciarla es tu derecho”.
La Violencia Económica hace referencia a todo acto de fuerza o de poder, ejercido contra las mujeres y que vulnera sus derechos económicos, causándoles daño o sufrimiento físico o emocional. Esta violencia estructural ejercida por personas, instituciones, empresas privadas e incluso sistemas sociales, excluye, discrimina y priva del acceso y control de los recursos a las mujeres.
Derechos económicos como el trabajo o empleo digno, el acceso a créditos, tierra, tecnología y capacitación para la inserción a la vida productiva, salarios y prestaciones justas, acceso a servicios de comercialización y técnica apropiada, oportunidades de generación de ingresos, y algo muy importante, derecho a que se visibilice y reconozca el trabajo doméstico no remunerado, como un valioso aporte a la economía, son violentados cotidianamente y su impacto en la salud física y mental de las mujeres es altamente nocivo para el desarrollo de nuestro país.
La remuneración desigual por razón de género o edad, la doble y triple jornadas de las mujeres, la falta de trabajo y empleo, los maltratos y acosos en los centros de trabajo, el no pago de las prestaciones por parte de la patronal y la explotación inhumana en fábricas y maquilas, son expresiones de violencia económica.
Por esta razón, la presente campaña pretende hacer visible que este tipo de violencia no es natural y requiere hacerla visible, denunciarla y luchar para su erradicación para lograr avanzar en una sociedad más equitativa y justa.
Llamamos a la opinión pública en general, a los gobernantes locales y nacionales, a los partidos políticos, a la sociedad civil y especialmente al movimiento de mujeres salvadoreño a juntar esfuerzos para que la sociedad entera tome conciencia de los efectos y el impacto de la crisis y que ésta no puede seguir recargándose solo en las espaldas de las mujeres. Si el 35% de los hogares salvadoreños son sostenidos por mujeres y el trabajo doméstico no remunerado representa un tercio del producto interno bruto, entonces debemos exigir políticas públicas que respondan de manera efectiva a esta participación determinante en la vida económica de nuestro país.
Las mujeres no podemos seguir cargando con los efectos negativos de las políticas económicas injustas del modelo neoliberal. No somos las únicas responsables del cuidado de nuestras familias. Queremos oportunidades dignas para trabajar y que el trabajo del cuidado, el que garantiza la vida de toda la sociedad, sea valorado y reconocido social y económicamente.
¡LA VIOLENCIA ECONOMICA NOS AFECTA, DENUNCIARLA
ES NUESTRO DERECHO!


No hay comentarios: